Saltar a contenido

Profesionales de salud exigimos un Tratado de No Proliferación de Combustibles Fósiles para proteger la salud

Profesionales y organizaciones de la salud  hacemos un llamamiento a los gobiernos de todo el mundo para que desarrollen e implementen un Tratado de No Proliferación de Combustibles Fósiles para proteger la salud y la vida de las generaciones presentes y futuras. ¡Firma ya!

El consenso científico internacional es rotundo: para proteger la salud y la vida de las generaciones presentes y futuras necesitamos una eliminación rápida y equitativa de los combustibles fósiles a nivel mundial, para no superar los 1,5ºC de calentamiento. Nosotros, los profesionales y organizaciones de la salud hacemos un llamamiento a los gobiernos de todo el mundo para que desarrollen e implementen un Tratado de No Proliferación de Combustibles Fósiles, para lo que necesitamos TU FIRMA. El objetivo es presionar para que establezca un plan global legalmente vinculante para:

  1. Poner fin a la expansión de cualquier nueva infraestructura y producción de combustibles fósiles poniendo fin inmediatamente a la actividad y a la inversión en todas las exploraciones, extracciones y construcción de infraestructuras de combustibles fósiles nuevas o ampliadas, de acuerdo con los mejores datos científicos disponibles.

  2. Eliminar progresivamente la producción y el uso de combustibles fósiles de forma justa y equitativa, de acuerdo con el objetivo climático global de 1,5C. Para hacer frente a la desigualdad existente, hacemos un llamado a los países de altos ingresos para que proporcionen apoyo financiero, tecnológico y de otro tipo a los países de ingresos bajos y medios en el abandono de los combustibles fósiles, garantizando que la transición reduzca la pobreza en lugar de agravarla.

  3. Acelerar soluciones reales y garantizar una transición justa para cada trabajador, comunidad y país, creando un futuro saludable y sostenible para todos.  Una transición justa debe respetar los derechos de los pueblos indígenas y de las comunidades locales.

Al igual que el Convenio Marco para el Control del Tabaco, el Tratado de No Proliferación de Combustibles Fósiles propuesto sería un acuerdo internacional basado en pruebas para controlar una categoría de sustancias bien conocidas por ser perjudiciales para la salud humana. Los riesgos para la salud asociados a los combustibles fósiles son numerosos.

La quema de combustibles fósiles presenta graves amenazas para la salud humana y planetaria.

  • La contaminación atmosférica, sobre todo la que proviene de la quema de combustibles fósiles, provoca más de siete millones de muertes prematuras cada año. Contribuye a las enfermedades cardiovasculares, las afecciones respiratorias y los cánceres. Los incendios forestales, cada vez más intensos y comunes debido al cambio climático, se suman a esta carga.

  • La crisis climática, causada en gran medida por la quema de combustibles fósiles, es una amenaza crítica para la salud, que agrava otros problemas de salud y pone en peligro los sistemas sanitarios. 

  • El calentamiento del clima crea las condiciones ideales para la transmisión de enfermedades a través de los alimentos y el agua, aso como la propagación de enfermedades transmitidas por vectores, lo que socava décadas de progreso en la salud pública mundial. 

  • El cambio climático aumenta el riesgo de enfermedades y muertes relacionadas con el calor, especialmente para los niños pequeños, los trabajadores al aire libre, los atletas y los adultos mayores.

  • Las sequías, las inundaciones, los fenómenos meteorológicos extremos y la subida del nivel del mar provocados por el cambio climático perturban los medios de subsistencia, contaminan el agua, ponen en peligro la seguridad alimentaria, dañan las infraestructuras y obligan a emigrar, especialmente a las poblaciones que viven en pequeñas islas, regiones costeras y zonas bajas.

  • Los fenómenos meteorológicos extremos interrumpen las cadenas de suministro de productos médicos a nivel mundial y devastan las instalaciones sanitarias, lo que repercute gravemente en la capacidad de los trabajadores de la salud para prestar asistencia sanitaria.

  • El cambio climático está afectando gravemente la salud mental, exacerbando la ansiedad y la depresión, especialmente en los jóvenes.

Te pedimos tu firme para instar a que se desarrolle un tratado de combustibles fósiles y proteger así tu salud y la de tu entorno. FIRMA AHORA